Las pezoneras o pezoneras para ganado (para diferenciarlas de las utilizadas por las mujeres en su etapa de amamantamiento) son uno de los componentes más fundamentales del equipo de ordeño; son las únicas piezas que se encuentran en contacto directo con la piel del animal y, por consiguiente, con la secreción de la leche que se está ordeñando.

Debido a esto, son una potencial puerta de entrada para enfermedades infecciosas que pueden afectar la salud del ganado y su potencial productivo. De aquí la importancia de hacer un uso adecuado de las mismas durante el ordeño mecánico, así como mantener un buen higiene y mantenimiento.

En INDUSTRIAS BJT nos preocupamos por la salud de sus vacas, búfalas y cabras, y por eso hemos elaboramos las siguientes recomendaciones básicas para el uso de pezoneras. Con ellas esperamos que pueda realizar un ordeño adecuado, mantener en condiciones óptimas su equipo de ordeño y asegurar la inocuidad de la leche.

Uso adecuado de las pezoneras al momento del ordeño

Las pezoneras mal ajustadas y alineadas pueden resbalarse con mayor facilidad provocando entradas de aire al pezón del animal así como restringir el flujo de leche; ambas situaciones contribuyen al desarrollo de mastitis. También ocasionan daños en el equipo de ordeño.

¿Cómo se deben colocar las pezoneras?

Funcionamiento ordeño - pezoneras pezoneras Recomendaciones básicas para el uso de pezoneras Funcionamiento orde  oDeben colocarse de forma que la entrada de aire sea mínima. Lo primero que se debe hacer es mantener el colector nivelado bajo la ubre antes de abrir la válvula. Se sostiene la copa y se dobla el tubo corto de leche, y se mantiene doblado hasta que el pezón del animal esté ubicado en la embocadura de la pezonera. Finalmente se suelta.

Si el animal tiene algún cuarto o cuarterón sin producción lechera, lo habitual es doblar la pezonera que no se utiliza para permitir solo una entrada mínima de aire, sin embargo, lo más recomendable es insertar un tapón en dicha pezonera y así se garantiza que no exista entrada de aire.

¿Qué ocurre si entra aire durante la colocación de las pezoneras?

  • Genera incomodidad y malestar en el animal.

  • Desestabiliza el nivel de vacío del equipo de ordeño.

  • Ocasiona reflujo de leche a alta velocidad dentro del canal de los pezones contiguos. Si esta leche está contaminada, puede permitir la entrada de gérmenes a los cuarterones y causar mastitis.

  • Provocar tapones en el flujo de la leche y formación de espuma que pueden ocasionar la aparición de sabores y olores anormales en la leche.

Durante el ordeño, específicamente hacia al final del mismo, debe vigilarse que las pezoneras no trepen excesivamente, ya que podrían cerrar la comunicación entre la cisterna de la ubre y el pezón, aumentando con esto la leche residual. Este desagradable efecto a veces ocurre por un escaso peso de la unidad de ordeño o por usar pezoneras de dimensiones inadecuadas para el animal.

Para evitar este problema, hay ganaderos que añaden peso extra encima del colector, ya sea con piedras o plomadas. No recomendamos esto en absoluto, ya que esto puede generar daños a la ubre del animal como rasgaduras y fisuras al halar excesivamente el tejido glandular. Los grupos de ordeño tienen un peso estándar establecido, por lo que lo correcto es utilizar una unidad de ordeño cuyo peso sea el adecuado al tamaño de los pezones del animal y pezoneras adecuadas cuyos labios de las embocaduras sean lo suficiente flexibles para no colapsar la base del pezón.

Retirada de las pezoneras

Una vez se finaliza el ordeño, se debe desconectar el vacío del equipo, dejando que este descienda por completo antes de retirarlo. No se debe apretar la ubre o halar el equipo, ya que ello provoca grandes e indeseables entradas de aire que incrementan las posibilidades de aparición de mastitis en el animal.

Limpieza de las pezoneras

Como los casquillos de las pezoneras y otras partes de goma tienen contacto con la leche, deben limpiarse cuidadosamente después de cada ordeño. Primero se debe enjuagar la pezonera con agua tibia (entre 32 y 43ºC). Luego, se debe desarmar todos sus componentes y sumergirlos en agua con un detergente alcalino a un temperatura entre 52 y 54ºC. Con las escobillas adecuadas, restregar hasta eliminar los depósitos de grasa y proteína de la leche. Se aconseja un enjuague final con una solución desinfectante.

Los detergentes y desinfectantes deben ser utilizados en concentraciones apropiadas y seguir cuidadosamente las instrucciones del fabricante. Usar una concentración demasiado fuerte de detergentes a base de cloro es dañino para la goma de las pezoneras, ya que el cloro deteriora el caucho. Del mismo modo, la temperatura del agua nunca debe exceder los 65 ºC (el exceso de calor deteriora rápidamente las gomas).

Mantenimiento de las pezoneras

No todas las pezoneras se utilizan con todo los equipos de ordeño, por lo que para obtener mejores resultados en la producción lechera, se debe utilizar solamente las apropiadas para su equipo. Además de la compatibilidad es importante que realice el cambio de las pezoneras en el momento adecuado.

Las pezoneras están fabricadas para durar un tiempo limitado que al contrario de lo que muchos creen no está relacionado por los meses de uso, sino por la cantidad de ordeño que se realicen al día y la cantidad de animales que se ordeñan en cada puesto o unidad de ordeño. Por ejemplo, si usted ordeña cuatro cabras por equipo de ordeño dos veces al día, estaría ordeñado 8 veces al día en esa unidad. Si de acuerdo al fabricante su pezonera es para 1200 ordeños, debe cambiarla cada 150 días.

“Sino no se rompen no se deben cambiar”

Ese es uno de los principales errores que cometen los ganaderos. Una pezonera sobre utilizada puede aumentar el riesgo de contraer infecciones intramamarias, ya que los poros, rugosidades o grietas en las piezas de goma son un escondite ideal para los microorganismos, protegiéndolos de los efectos de la limpieza y desinfección. De esta manera, debe sustituir los casquillos y otros piezas de goma luego de haber alcanzado el número recomendado de ordeños o cuando estos se vuelvan suaves, agrietados o rugosos, o tengan agujeros.

En consecuencia, un correcto uso y manejo de las pezoneras, así como una limpieza adecuada, es una labor que debe llevar de manera sagrada cada vez que realice el ordeño. Además esta debe ser compatible con su equipo y ser reemplaza al alcanzar el número de ordeños que el fabricante le indique. Un producto deficiente se manifiesta con grietas, dilatación del material, y generalmente tiene consecuencias directas en la incidencia de mastitis y daños a los pezones en el animal, así como efectos en la cantidad y calidad de la leche.

Si está en búsqueda de una pezonera para su ordeño mecánico u otros repuestos y accesorios, ¡no permita que su producción se detenga! Contacte a nuestros asesores o comuníquese con nuestro servicio técnico para un mantenimiento preventivo.

WeCreativez WhatsApp Support
Nuestro equipo de ventas y soporte revisará su solicitud. Puede preguntar lo que necesite o requiera!
Hola, ¿Cómo podemos ayudarte?